• Energía Libre

Empresas y organizaciones consumidoras de ER se certifican según tendencia internacional

Variados son los rubros y sectores productivos de las empresas que transitan a un consumo energético renovable. Además de los ejemplos internacionales de Apple y Google existen más de 200 empresas miembros de la iniciativa mundial RE100, la cual agrupa a las empresas comprometidas con lograr un suministro eléctrico 100% renovable, incluyendo a las empresas más influyentes del mundo.


Mientras tanto, en Chile, al menos 25 empresas ya están haciendo comunicados públicos sobre su uso de energía renovable, posicionándose ante sus grupos de interés. Algunas de estas empresas son: Falabella, Farmacias Knob, Viña Conosur, Polpaico, L´Oreal, Universidad de Concepción, Canal 13 y Unilever, entre otros.


La electricidad es indivisible por naturaleza, y una vez que se inyectada a la red eléctrica nacional, se requiere de procedimientos robustos para lograr su trazabilidad. Por lo tanto, las compras corporativas de energía renovable deben ser respaldadas por una certificación apropiada, asegurando que se esta recibiendo la cantidad de electricidad renovable esperada desde la red eléctrica, y que se esta logrando una contribución efectiva al desarrollo sustentable. Además de los estándares de calidad, la certificación respalda los claims que realizan las empresas consumidoras ante ante los grupos de interés.


En Chile, el avance en esta materia en el último año ha sido exponencial. Energía Libre ha resumido un diagnóstico que aborda el contexto y los desafíos del mercado de certificación en Chile hoy, considerando su participación en la Mesa del Ministerio de Energía, instancia que ha apoyado el desarrollo de un mercado de certificación independiente y robusto en el país.


Diagnóstico del mercado local

A continuación se detallan algunos puntos del diagnóstico que Energía Libre realizó respecto a las alternativas actuales de certificación en el país:

  • Consumidores y stakeholders (accionistas, comunidades, inversionistas) son cada vez exigentes en cuanto a las acciones y claims que se realizan las empresas respecto a su uso de energía.

  • Un suministro renovable no necesariamente garantiza que la empresa consumidora está aportando al desarrollo sustentable en todas sus dimensiones (ej: impacto en el territorio y comunidades donde se emplaza el proyecto).

  • Un certificación robusta asegura que el suministro renovable no está sujeta a doble conteo (transferir los atributos de la misma energía producida a más de un consumidor). Además de promover el desarrollo de nuevas plantas renovables excluyendo proyectos de cierta antigüedad en adelante.

  • Marcos que usan las empresas para sus reportes de sustentabilidad y huella de CO2 (ej: GRI y GHG Protocol) recomiendan una certificación autónoma. En Chile, aún la mayoría de las opciones de certificación son ofrecidas por las mismas empresas suministradoras. Por todo lo anterior, se recomienda preferir una certificación autónoma y de alta calidad, como la de Green-e para Chile.

Energía Libre acompaña a sus clientes en la transición hacia a un consumo energético 100% renovable a través de los servicios ofrecidos por la empresa, como son las compras de energía renovable, contratos de suministro, proyectos de auto-generación, y certificación corporativa independiente.


Fuente: Elaboración propia

1 visualización0 comentarios